Redistribución de clases. Criterios pedagógicos.

Imagen de Cabecera: 

Durante este año en nuestro colegio se ha realizado una redistribución de clases en algunos cursos. Pero, ¿En qué consiste y que ventajas tiene?.

Esta práctica consiste en cambiar la distribución de alumnos por clase del mismo nivel varias veces a lo largo de la enseñanza obligatoria. Obviamente, esta medida solo se puede llevar a cabo en los centros de dos líneas o más.

Se mezclan por tanto los grupos, pasando alumnos del A al B y viceversa.

Ventajas

Si la medida se lleva a cabo sería con carácter educativo y pedagógico, procurando siempre favorecer el proceso de enseñanza y aprendizaje del alumnado. Las razones para llevarlas a cabo son:

  1. Se cambiarían los roles

Muchos niños tienen asignados desde muy pronto roles dentro del grupo clase. Algunos roles son positivos, pero otros no lo son tanto: “el distraído, el lento, el bebé, el inquieto, el payaso, etc.”

Estos roles predeterminan en la mayoría de las ocasiones el comportamiento de los alumnos en el grupo, ya que es así como los demás esperan que se comporten.

Cuando los grupos se mezclan muchos roles negativos desaparecen y esos niños empiezan de cero.

2. Clases etiquetadas

Lo mismo que ocurre con niños individuales ocurre con los grupos: llega un momento en que a las clases se les asignan unas etiquetas (casi siempre sin faltarle motivos) que hacen que como grupo se comporten así y que de cara a los profesores, ya crean una predisposición negativa hacia ellos.

Son clases que se etiquetan como “charlatanes, inquietos, etc” y al tener “mala fama” condiciona a profesores y tutores.

La redistribución de grupos también rompería esta dinámica

3. Se rompen rivalidades

Otro motivo a favor de redistribuir los grupos a lo largo de la enseñanza obligatoria es que se rompen rivalidades entre los niños y sus familias.

Suele ocurrir que a medida que se van haciendo mayores los alumnos,  las familias del grupo A, por ejemplo, rivalizan con las del grupo B y esa rivalidad llega a los niños. Muchos conflictos en los recreos, en encuentros deportivos y otros problemas de comportamiento en las clases pueden estar asociados a esta rivalidad.

La redistribución de los grupos sanearía esta circunstancia y la rivalidad sería mínima

4. Se favorece la interacción social

Los niños tendrían que entablar nuevas relaciones y la red de amistades se ampliaría seguro. No dejarían de ser amigos de los niños de grupos anteriores, sino que ampliarían su círculo de amistad. Incluso los niños que por cualquier motivo van quedando más aislados tendrían una nueva oportunidad.

Además al rehacer los grupos siempre continuaría un número importante de alumnado juntos a pesar del cambio.

5. Se compensarían los niveles

Como medida pedagógica además, se podrían compensar los niveles promedio de las clases. En ocasiones, se van acumulando en un grupo el número de niños con dificultades. Al redistribuirlos los niveles se compensarían y la atención a la diversidad se haría de una manera más justa y eficaz

Por tanto, las razones a favor de redistribuir los grupos varias veces en la escolaridad son las siguientes:

  • Se cambiarían los roles negativos asignados a los alumnos
  • Se cambiarían las etiquetas asignadas a las clases
  • Se romperían rivalidades entre alumnado y familias
  • Se favorecería la interacción social
  • Se compensarían los niveles de las clases

Criterios pedagógicos

La distribución se realizaría con criterios pedagógicos que tendrían en cuenta la homogenización de los grupos en cuanto a:

  • niños con necesidades educativas especiales
  • niños con problemas de comportamiento
  • niños de altas capacidades
  • niños con buenos/malos resultados
  • niños / niñas
  • nacionalidades (problemas de idioma)
  • nivel de maduración
  • niños que repiten curso
  • fecha de nacimiento (dividido el año en dos semestres)

Los objetivos serían:

  • Favorecer la integración y socialización del alumnado con necesidades especiales
  • Compensar los niveles de las clases
  • Favorecer relaciones positivas y eliminar las negativas
  • Atender casos particulares de alumnos con problemas de convivencia o disciplina

Otro criterio no menos importante aunque no prioritario, es la opinión de los propios alumnos, por lo que solicitar que escriban en un papel cuáles son sus "mejores amigos" puede ayudar a la hora de establecer los nuevos grupos.

La redistribución de clases es por tanto una práctica que se esta aplicando en la mayoría de los Centros Educativos con resultados en general muy positivos.

 

Your rating: Ninguna Average: 2.8 (5 votes)